Tania Rivas, graduada de Administración de Empresas: “De niña me visualizaba como gerente de una compañía”

12 de Mar, 2021

Responsable, comprometida y visionaria son algunas de las muchas cualidades que destacan en Tania Rivas, una mujer que ha dedicado su vida profesional y personal al servicio de los demás, a transformar e innovar su entorno.

Su sentido de desarrollo, crecimiento constante y pasión por las finanzas le llevó a estudiar la Licenciatura en Administración de Empresas y una Maestría en Administración Financiera. 

En el marco del mes de la mujer, presentamos un relato que resumen la trayectoria personal y profesional de Tania Rivas, actual jefa de finanzas de la Universidad Don Bosco.

“De niña jugaba a ser ejecutiva y como a los 14 años decidí estudiar Licenciatura en Administración de Empresas porque me visualizaba como “gerente” de alguna compañía.

Recuerdo que cuando cursaba el último año de bachillerato, llegaron al colegio unos estudiantes de la UDB, quienes con gran emoción y orgullo transmitieron toda la información de las carreras, del campus y el modelo educativo salesiano. En ese momento me enamoré de la UDB y dije “yo voy a estudiar ahí”.

Durante la carrera tuve excelentes docentes quienes me impulsaron a hacer la diferencia, a transformar mi realidad y “nunca rendirme”.

Estuve a punto de abandonar mis estudios por cuestiones económicas, pero gracias a los programas de becas de la UDB y a mi resultado académico, logré graduarme con honores en el año 2004, dentro de la primera promoción de la Licenciatura en Administración de Empresas.

Desde el año 2006 trabajo en la UDB y 15 años después estando al frente del Departamento de Finanzas, estoy completamente convencida que fue Don Bosco quien me trajo hasta aquí y agradezco cada día la oportunidad de trabajar por el futuro de los jóvenes a través de mi aporte profesional y docente.

Al hacer una retrospectiva de mi vida puedo decir que cada paso y avance ha estado lleno de muchos esfuerzos, la responsabilidad de mi cargo lleva implícita muchas horas de trabajo y dedicación.

Como toda mujer estoy enfrentando el desafío de equilibrar mi vida personal y laboral, así como armonizar mi desarrollo profesional con la maternidad.

La determinación siempre ha sido la clave para alcanzar mis metas personales y profesionales, ha sido esa fuerza que me ha permitido afrontar situaciones difíciles y tomar la decisión de continuar hasta alcanzar mi objetivo.

A todas las jóvenes las invito a ser determinadas en la vida, esta habilidad hará que tomen decisiones que las conducirán a conquistar sus sueños. Algunas veces esas decisiones serán dolorosas porque hay que soltar y avanzar, pero les permitirá sentirse plenas y realizadas”.