Evelyn Hernández: “Estudiar una ingeniería no fue primera opción”

22 de Jun, 2021

"Recuerdo que cuando iba a finalizar mi bachillerato en Comercio opción Computación, y me preguntaron sobre la carrera a estudiar en la universidad, definitivamente mi primera opción no fue una ingeniería.

No sabía mucho de lo que implicaba una carrera en esa rama, pero sí escuchaba comentarios como que era una carrera bastante difícil y que tenían que gustarme mucho las matemáticas; entonces menos era mi inclinación por esa carrera, pero mi madre quería en ese momento que yo estudiara en una universidad que estuviera en el área de influencia de donde residíamos, y mi hermana que en ese entonces estaba estudiando la Licenciatura en Educación en la Universidad Don Bosco, propuso que podría estudiar ahí.

Es así entonces que conocí de la Universidad Don Bosco y su oferta académica que, en ese momento, ofrecía mayormente carreras de Ingeniería y unas cuantas en el área de humanidades, entonces me decliné aún con el temor de las matemáticas y físicas por estudiar la Ingeniería en Ciencias de la Computación, en el año 1993.

Desde un inicio fue un reto, pues era una carrera en donde las mujeres éramos la minoría, en donde los pares del sexo masculino no confiaban mucho en uno, y en donde había que demostrar que como mujer también se tiene la capacidad de enfrentar retos y lograr las metas que se proponen.

Fue difícil, pero tuve que hacer un lado los miedos y tomar una actitud positiva, en donde tenía que poner más ahínco y esfuerzo para no desmayar y lograr graduarme de la carrera, pero eso no lo hice sola, pues en el camino por la Universidad mi familia fue un factor clave, mis amigos y algunos docentes que marcaron huella en este camino que uno vive como estudiante y del personal administrativo que lo acompaña a uno en todos sus procesos.

También, recuerdo la primera vez que aplique a una plaza laboral, me encontraba estudiando el último año de mi carrera, y el Director de Escuela de esa época, nos comentó a una amiga y a mí que había la oportunidad de aplicar a una plaza de trabajo de desarrollo de software, nos motivó aplicar, pues si no nos tirábamos al agua a nadar no íbamos a aprender.

Con temor y todo aplicamos y para mi sorpresa (porque realmente eran varios aspirantes a la plaza, pero los de la UDB, éramos bien reconocidos) nos seleccionaron para el trabajo; y al igual que en la carrera en el ámbito laboral las mujeres también eran la minoría y debíamos demostrar siempre que si éramos buenas profesionales y que igual que un hombre tomamos retos y salimos adelante.

Gracias a Dios, me gradué hace 19 años y es un orgullo para mí haberlo logrado; sobre todo porque me gradué de la Universidad Don Bosco, que es una universidad de prestigio, con sentido humano y con un inmenso compromiso con la sociedad, lo que permite formar profesionales con ética, valores, profesionalismo y sobre todo honrados ciudadanos y buenos cristianos.

Actualmente, es para mí, muy gratificante formar parte de la planta docente de la Universidad Don Bosco, ya que tengo la oportunidad de participar en la experiencia de formación profesional de muchos jóvenes y jovencitas que buscan construir un mejor futuro para ellos, su familia y sociedad; con equidad, igualdad y tener una vida digna, ser profesionales íntegros y generadores de soluciones que aporten al desarrollo de nuestro país".

 

Inga. Evelyn Hernández, graduada de Ingeniería en Ciencias de la Computación UDB y docente de la Facultad de Ingeniería.