Ana Oporto, graduada de Ortesis y Prótesis: “amo mi profesión”

22 de Mar, 2021

Ana Oporto se desempeña como técnico ortopedista en la reconocida multinacional Ottobock, en Argentina. Desde este país nos comparte su experiencia como graduada UDB:

“En el 2006 ingresé a la Universidad Don Bosco, un año antes había decidido estudiar algo relacionado a la rehabilitación y decanté por la carrera de Técnico en Ortesis y Prótesis, sabía el nivel de educación de la Universidad ya que mi hermano cursó toda su educación en una institución salesiana.

Cursé la carrera con mucho entusiasmo, encontré profesores calificados y a su vez exigentes para lograr que seamos buenos profesionales, humanos ante las situaciones a las que nos enfrentaríamos al concluir los estudios universitarios.

En el segundo año de mi carrera tuve la bendición de ser becada por la Fundación Rafael Meza Ayáu a quien agradezco darme ese voto de confianza para terminar mis estudios.

En mi promoción tuve la oportunidad de tener compañeros de otras nacionalidades, eso ayudó mucho a conocer experiencias culturales, y despertar en mí el deseo de buscar oportunidades fuera del país.

Esta carrera posee una certificación que acredita dicha formación con estándares y exigencias de la International Society for Prosthetics and Orthotics (ISPO) el cual dentro de esta rama es un plus para nuestro perfil profesional. Los exámenes de certificación y tesis han sido siempre exigentes, de toda mi carrera considero que éste fue el más tensionante. Pero lo logré, culminé con éxito.

En el año 2009 se presentó la primera oportunidad profesional, y como había deseado tanto conocer otros países, se me cumplió. Para mi fortuna me trasladé a la ciudad de Bogotá, lugar en el cual residí por casi 6 años. Valoro enormemente este momento ya que fue mi primera incursión siendo profesional. Esto no hubiera sido posible sin el apoyo de mis colegas.

En el año 2015 tomé la decisión de buscar nuevos horizontes y me mudé a Argentina. Actualmente trabajo en la multinacional alemana Ottobock, compañía líder en la distribución de componentes ortoprotésicos y silla de ruedas. Ha sido el punto más alto dentro de mi carrera profesional, he tenido oportunidad de conocer varios países de Suramérica ya sea por capacitaciones internas o en la atención de los pacientes.

No ha sido fácil estar lejos de casa, pero todas las experiencias vividas han valido la pena, he cumplido mi sueño de estudiante como el conocer el mundo a través de mi profesión.

Ser mujer nunca ha sido una limitación, considero que la mujer salvadoreña somos trabajadoras, proactivas y empáticas. Soy orgullosa de ser salvadoreña y llevar en alto el nombre del país por donde quiera que vaya.

Amo mi profesión y me llena el alma devolver calidad de vida a las personas a través de mi trabajo, los pacientes me inspiran a seguir adelante ya que su fuerza de voluntad no tiene límites”.