Construyendo espacios sostenibles que mejoran la calidad de vida

10 de Jun, 2021

“No es posible lograr un desarrollo sostenible sin transformar radicalmente la forma en que construimos y administramos los espacios urbanos”, cita el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) respecto al Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS, número 11: Ciudades y comunidades sostenibles.

Afirma además que las ciudades ocupan solo el 3% de la tierra, pero representan del 60 al 80% del consumo de energía, y al menos el 70 % de las emisiones de carbono. Para el año 2030, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) prevé un aumento del 60% de la población mundial viviendo en ciudades; lo cual, pinta un panorama inquietante sobre los efectos que la urbanización de las áreas metropolitanas pueda causar en el medioambiente, y, por consiguiente, en la calidad de vida de las personas.

Si bien estas áreas son sumamente importantes para el crecimiento económico de los países, ya que, según la ONU, contribuyen al 60% del PIB mundial aproximadamente; debe buscarse un equilibrio entre el desarrollo, el cuidado del medioambiente y el bienestar social.

De hecho, el ODS 11 busca lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles; entre sus metas se encuentra el aumento de la urbanización sostenible, proteger el patrimonio natural, reducir el impacto ambiental negativo; entre otras.

Ahora bien, estos datos son los principales impulsores de una nueva manera de construir y diseñar las edificaciones. Actualmente, se están desarrollando diseños arquitectónicos bioclimáticos, prácticas de construcción sostenible y tecnologías que minimizan el uso de energía y recursos.

El informe de investigación del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés) denominado “Accelerating building efficency, eight actions for Urban Leaders”, afirma que el impulsar estas prácticas permite el consumo de un aire más limpio, mayor confort de los lugares de trabajo y mayor ahorro económico. “La mejora de la eficiencia de los edificios es una ventaja para los líderes y planificadores locales de las ciudades, cada $1.00 invertido en eficiencia ahorra $2.00 en nuevas plantas de energía y costos de distribución de electricidad”, sostiene.

Tal como lo indica el informe, tomar el camino por la aceleración de la eficiencia de los edificios es clave para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

La construcción sostenible y su contribución a la sociedad

Imagen de World Green Building Council


Pasos firmes hacia la sostenibilidad

El pasado 27 de mayo, la Universidad Don Bosco inauguró el Edificio Anexo de la Facultad de Ciencias de la Rehabilitación como parte del proyecto Walking Anew! (¡Caminando de nuevo!); el cual, busca contribuir a revolucionar el campo de las ciencias de la rehabilitación a través del fortalecimiento de las competencias de las próximas generaciones de profesionales y la implementación de técnicas innovadoras que elevarán los estándares de tratamiento de personas con discapacidad física de El Salvador y América Latina. VER NOTA APARTE.

La nueva edificación consideró los principios de la arquitectura bioclimática y diseño sostenible, con lo que se busca equilibrar la armonía con el medioambiente, tomando en consideración las condiciones climáticas del lugar y aprovechando, para su construcción, los recursos naturales disponibles (como el sol, la vegetación, viento, lluvia, etc); todo ello para disminuir el impacto ambiental negativo.

La metodología del diseño fue integrativa; es decir, tomó en cuenta la opinión de los usuarios del edificio: estudiantes y docentes junto con el equipo de B100 Arquitectos (firma que diseñó la edificación), la constructora DISA y algunos proveedores. La finalidad de esta práctica es lograr los mejores resultados haciendo uso eficiente del recurso.

Este nuevo espacio ha cumplido con los requerimientos de eficiencia de la normativa ASHRAE para edificios eficientes; la cual, se enfoca en los sistemas de edificios, la eficiencia energética, la calidad del aire interior y la sostenibilidad dentro de la industria.

Junto con el Instituto de Investigación en Energía de la UDB (IIE), el equipo de arquitectos y constructora realizaron las evaluaciones necesarias para que el edificio funcionara proveyendo un recambio de aire fresco por métodos naturales.

“El edificio ha sido diseñado para que los usuarios se sientan cómodos sin necesidad de tener aires acondicionados”, afirma Rafael Cienfuegos de B100 Arquitectos.

Marcando un hito con primera construcción LEED

Con la construcción de esta nueva edificación la UDB marca un hito importante al convertirse en la primera universidad en El Salvador con un edificio construido bajo parámetros LEED (Leadership in Energy & Environmental Design, por sus siglas en inglés); el cual, es un sistema de certificación con reconocimiento internacional para edificios sustentables creado por el Consejo de Edificación Sustentable de Estados Unidos (U.S. Green Building Council).

Dicho sistema evalúa de una construcción la incorporación de aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres del terreno y la selección de materiales amigables con el medioambiente.

Actualmente dicho edificio se encuentra en proceso de certificación LEED.

En el año 2020, el diseño del edificio participó en el premio Latinoamérica Verde 2019, dentro de la categoría Ciudades Sostenibles quedando entre los 200 mejores proyectos sociales y ambientales de la región.

El premio Latinoamérica Verde es el evento socio-ambiental más grande de América Latina, que se lleva a cabo anualmente. Busca ser la vitrina que dinamiza la economía verde al exhibir las iniciativas regionales en 10 categorías que están alineadas con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

En 2019, la UDB fue reconocida por el Consejo de Alcaldes y Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador COAMSS/OPAMSS, por haber obtenido el permiso de construcción, aplicando la guía Hábitats Urbano Sostenible-HAUS, de forma voluntaria.

Dicha guía comprende recomendaciones para la implementación de prácticas que promueven las edificaciones sostenibles en el área metropolitana de San Salvador (AMSS). Retoma estrategias LEED tales como el diseño, operación y mantenimiento, selección del sitio, manejo y aprovechamiento del agua, manejo de materiales, eficiencia energética, innovación, entre otras.

Construir un edificio bajo estos parámetros responde a la decisión institucional de la Universidad Don Bosco por convertirse en un campus sostenible, y al compromiso por formar a las próximas generaciones de profesionales que integren la responsabilidad profesional, social y medioambiental.


Click para ampliar imagen

La UDB participa activamente en este tema, en el año 2016 se sumó al Pacto Mundial de Naciones Unidas (Global Compact), una iniciativa internacional que promueve la implementación de 10 principios aceptados para la promoción del desarrollo sostenible en diversas áreas, una de ellas es el medioambiente.

En atención a su principio institucional de, educar para el desarrollo de la persona y su participación responsable en la vida social, la Universidad se alinea a los ODS 4, 5,9,11,13 y 17.

Desde hace más de dos décadas promueve diversas acciones en temas relacionados a la energía y eficiencia energética; a través del Instituto de Investigación en Energía (IIE) desarrolla proyectos de investigación en este campo con impacto nacional y en alianzas con otras organizaciones.


La Universidad Don Bosco es consciente del papel trascendental que juegan las Instituciones de Educación Superior como formadoras de profesionales de alto nivel y seres humanos integrales, pero también como factor de cambio y aliados precisos para mejorar los contextos sociales y ambientales del mundo.

La implementación de prácticas de construcción y diseño sostenible en sus espacios, refuerza el compromiso institucional por convertirse en un campus sostenible y modelo educativo para la conservación.