El voluntariado cambió mi forma de ver el diseño

28 de Jun, 2021

"Entré a la carrera de Diseño Industrial y de Productos al igual que la mayoría: no teníamos claro qué significaba exactamente, pero para cada uno tocaba algo que les apasionaba, en mi caso fue el diseño de transporte; desde el primer ciclo esperaba con ansias el día en que pudiese diseñar un automóvil o cualquier producto que tuviese que ver con transporte.

Mientras la meta de ser una diseñadora de transporte seguía en mí, finalizando el primer ciclo en donde sentía que ya había acoplado mi vida al ritmo universitario tomé la decisión de iniciar mis horas sociales en interciclo, decisión que luego se convirtió en pieza clave de mi vida profesional.

Hay un vacío en mi memoria sobre cómo y quién me dio a conocer la ONG donde decidí hacer mis horas sociales, únicamente recuerdo que escribí pidiendo información y días después estaba en las oficinas de Glasswing International con la coordinadora de voluntarios hablándome sobre el voluntariado muralista que iba a realizar.

Así fue como mis horas sociales se convirtieron en hacer muchos dibujos en muchas paredes de escuelas, centros de salud, parques... suena fácil e incluso la gente no le encontraba el sentido de por qué yo era feliz haciendo eso y por qué seguía siendo voluntaria aunque ya hubiese terminado todas mis horas.

Mientras avanzaba en mi carrera buscaba huequitos de tiempo para seguir con mis murales. Me fui cuestionando muchas cosas sobre qué no me gustaba del diseño y qué me hacía feliz.  Investigaba mucho, me metía a cursos, talleres, y también preguntaba muchas cosas a mis docentes para así lograr claridad entre tantas dudas que tenía. Aquí jugó un parte muy importante Silvia Cuéllar, una de las primeras docentes que tuve y también una de las primeras en creer en mi potencial. Me vio crecer profesionalmente y muchas veces me dio empujoncitos para que creyese y lograra cumplir lo que me apasionaba y que finalmente logré descubrir y concretar como mi enfoque: el diseño social.

En el año 2018 fui seleccionada para ser parte del proyecto ECMH+UDB Diseño para la Productividad, esta fue una etapa muy importante de mis estudios que abonó a mi enfoque social, en donde compartimos y aprendimos junto a artesanos sobre su historia y realidad actual, donde yo personalmente logré hacer una conexión muy valiosa con nuestra historia y patrimonio nacional, además de las grandes relaciones con mis colegas del proyecto.

Puedo decir con orgullo que de siete generaciones de diseñadores industriales yo fui la primera que me presenté como una diseñadora social. Aunque en el momento de mi portafolio tenía mucho miedo de cómo lo iba a tomar la gente; pero para mi sorpresa, lo recibieron de manera increíblemente positiva.

¿Cómo hacer murales me llevó a esto? El secreto es que había muchos trasfondos en cada mural, no era solo una pared con colores lindos, eran los niños felices porque su escuela se veía más bonita, era conocer las carencias y necesidades en primera persona; el mural solo fue el primer peldaño que me llevó a ver que el diseño necesitaba tener un enfoque que buscase el cambio y mejora de la sociedad.

También puedo decir que los murales y mi constancia de hacer lo que amaba me otorgó una pasantía en Glasswing donde ya no solo pinto paredes (porque lo sigo haciendo) sino que soy una diseñadora que interviene espacios públicos y comunidades con el principal objetivo de crear un país más justo para todos, inspirando y siendo inspirada por la misma gente y por mis colegas de acá y de otras partes del Sur Global". 

 

Gabriela Auerbach, graduada de la Lic. en Diseño Industrial y de Productos.