Fátima Oviedo: “todos los logros en la vida dependen de ti y de tu perseverancia”

26 de Jun, 2021

"El decidir qué carrera estudiar, realmente ha sido una de las etapas más difíciles de mi vida. Me costó mucho encontrar lo mío. A diferencia de algunas colegas que desde pequeñas sintieron pasión por algún campo de ingeniería; por mi parte, cuando me encontraba en el colegio, tenía muchas dudas sobre qué estudiar en la universidad.

Desde pequeña me habían gustado mucho las artes, la creatividad, el diseño. Sin embargo, en bachillerato tuve una maestra que me motivó mucho en las áreas de programación y tecnología; además, siempre me sentí atraída por las matemáticas y las ciencias físicas, por lo que decidí estudiar una ingeniería. Luego participé en el Science Girl, me aventuré en las áreas STEM, investigué un poco más, asistí a los Open House de la Universidad y decidí ingresar a la carrera de Ingeniería en Ciencias de la Computación.

Puedo decir que mi idea de la carrera, de la universidad en general y de las ingenierías era muy distinta a lo que realmente fue. Y me di cuenta de que, a pesar de mi interés por la computación, no estaba en el lugar donde me visualizaba a futuro, quería algo más; utilizar otro tipo de herramientas, aprender a utilizar máquinas, aprender más ciencias físicas para comprender y analizar cómo funcionan las cosas, ir a los laboratorios de la universidad, etcétera.

En segundo año, conocí a compañeros de las asociaciones que me hablaron sobre ingeniería Mecatrónica. Realmente mis conocimientos sobre esta carrera eran casi nulos, para mí era un mundo totalmente nuevo. Yo como tal, me gradúe de bachiller general y desconocía acerca de la parte técnica. Pero cada cosa que me hablaban simplemente me maravillaba. Recuerdo decirles a mis papás que me iba a cambiar de carrera, fue difícil al inicio convencerlos, escuché muchos consejos y hubo muchas personas que me impulsaron.

No está de más decir que tuve miedo, al cambio, a no dar el ancho, a equivocarme.

Pero frente a todas esas dudas, decidí seguir mis ideales y me cambié a Ingeniería Mecatrónica. Ahora, me encuentro en interciclo, cursando la última materia con la egreso de la carrera y puedo decir que no me arrepiento de mi decisión, pese a muchos que me dijeron que no lo hiciera, ahora soy feliz porque me encuentro en el ámbito que realmente me apasiona. He encontrado incluso un lugar donde puedo aplicar los conocimientos de programación y mi gusto por la computación, así como, la creatividad para proponer y diseñar soluciones.

Quisiera mencionar que quienes me motivaron por estudiar ingeniería mecatrónica, son miembros IEEE, el Institutito técnico de profesionales más grande a nivel internacional, el cual, ha sido uno de los pilares esenciales en mi desarrollo profesional, que me ha abierto muchas oportunidades de aprendizaje y networking; así también una gran escuela para potenciar habilidades de liderazgo.

Dentro de IEEE he logrado trabajar con el objetivo de empoderamiento y la inclusión de la mujer, porque me siento identificada, con contribuir a crear oportunidades donde las mujeres puedan ser líderes; y estoy consciente que El Salvador, Centroamérica y Latinoamérica necesita más mujeres en áreas STEM que propongan soluciones de cambio a problemáticas globales.

Gracias a todo el trabajo en equipo, en los últimos 5 años, desde IEEE y el grupo de afinidad Women in Engineering, he tenido el honor de recibir algunos reconocimientos tanto personales, como otros en representación de toda la rama estudiantil IEEE UDB. Entre ellos puedo mencionar: “Estudiante colaborador del año”, “Rama estudiantil sobresaliente”, “Rama estudiantil con mayor membresía”; a nivel de IEEE Sección El Salvador; obtenidos en 2020, el cual, a pesar de ser un año de muchos cambios, también lo fue de resiliencia, de adaptarse y de mucho aprendizaje para todo el equipo.

Además, de dos menciones honoríficas a nivel internacional, en los IEEE WIE Awards: “IEEE Women in Engineering Affinity Group of the Year” y recientemente, en el “IEEE Women in Engineering Student Member of the Year.” Asimismo, tuve la oportunidad de realizar una movilidad estudiantil a Querétaro, México; siendo parte de la tercera edición de la Innovation Academy for Women of the Americas, impulsado por la Universidad de Nuevo México, y la Universidad Politécnica Santa Rosa Jáuregui. Todos estos logros siempre con el apoyo de muchos compañeros, colegas, de quienes he aprendido mucho, así también, de profesionales y docentes que han puesto su confianza en mí y a quienes estoy agradecida.

Yo les diría a las chicas que no se frustren si se equivocan, o si tienen dudas sobre qué estudiar, nunca es tarde para hacer lo que te gusta y encontrar lo que te apasiona. También confíen en ustedes mismas, pues el cómo se sienten es siempre un espejo que se refleja en los demás. Y quiero terminar citando a un gran líder: “El único responsable de tu desarrollo profesional eres tú”, todos los logros en la vida dependen de ti y de tu perseverancia".

 

Fátima Oviedo, estudiante de Ingeniería Mecatrónica.