Día nacional del emprendimiento femenino: una oportunidad para hablar de la fuerza laboral de la mujer y su aporte a la sociedad

19 de Nov, 2020

Cuando una o más personas inician o crean un proyecto o idea innovadora de negocio, aprovechando las oportunidades de su contexto y con una actitud resiliente para dar respuestas innovadoras a las necesidades de la sociedad, se dice que estas son personas emprendedoras.

El término emprendimiento, cuyo origen etimológico proviene del francés del siglo XIX Entrepreneur, refiriéndose al empresario o promotor de producciones teatrales; entre otras definiciones.

El informe nacional del emprendimiento en El Salvador Global Entrepreneurship Monitor, 2014-2015, de la Escuela Superior de Economía y Negocios -ESEN-  señala que, el emprendimiento es un fenómeno heterogéneo. Abarca desde los pequeños negocios de subsistencia, como los vendedores ambulantes o los puestos de venta de alimentos en la calle, hasta los proyectos ambiciosos e innovadores.

Las personas que han desarrollado sus emprendimientos, cualesquiera que sean, son personas que han tomado una decisión, considerando factores internos como capacidades, actitudes, percepciones y aspiraciones; así como su capital humano, social, financiero y las condiciones sociales, políticas y económicas del entorno.

En todo ello, premia la valentía y determinación de innovar con sus emprendimientos y con ello, aportar al desarrollo socioeconómico del país. 

La mujer emprendedora

Una parte de la población emprendedora de El Salvador son mujeres, quienes han superado, además de los factores antes mencionados, la brecha de género que aún sigue latente. 

Según la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa CONAMYPE, El Salvador es un país en el que las microempresas representan alrededor del 97% del parque empresarial, contribuyen entre un 24% y 36% al Producto Interno Bruto (PIB), y brindan empleo a un poco más de un millón de personas en el país, que equivale a un 37% de la Población Económicamente Activa (PEA) de El Salvador.

En lo concerniente a la propiedad de las empresas, las mujeres son dueñas del 64% de las microempresas y del 26% de las pequeñas y medianas empresas. Además, como dueñas de las MYPE emplean aproximadamente el 52% del total de trabajadoras y trabajadores del segmento.

Para reconocer el importante papel que juega la mujer salvadoreña en la economía, desde el año 2016 por aprobación legislativa se conmemora el Día Nacional del Emprendimiento Femenino, con la finalidad de reconocer a aquellas mujeres emprendedoras que tienen la iniciativa y el valor de emprender cualquier tarea que se propongan cumplir.


El emprendimiento desde las aulas

El papel de las universidades en la educación del emprendimiento es determinante para completar la formación profesional de sus estudiantes. Su misión es  acercarlos al mundo real, invitarlos a explorar su entorno con una mirada abierta y brindarles herramientas para proponer soluciones creativas y acertadas para problemas reales.

La Universidad Don Bosco, fiel a su compromiso por el desarrollo integral de los jóvenes y como parte de su apuesta institucional crea en el año 2017 la Dirección de Emprendimiento e Innovación DEI.

Dicha área ofrece los servicios de coworking, pre-incubación, incubación y aceleración, por medio de asesorías empresariales, mentoring, coaching; orientados a los miembros de la comunidad universitaria, personal docente y administrativo,investigadores, estudiantes, y ex alumnos con ideas de negocio, emprendimientos en marcha o negocios famIliares formales.

A la fecha ha apoyado a más de 200 emprendimientos femeninos UDB, a través de formación e intermediación para la obtención de capital semilla para iniciar o fortalecer sus negocios. 

Un elemento importante que la DEI impulsa es la formación del emprendimiento femenino en áreas no convencionales como la tecnología, la salud, la investigación, entre otras.

Actualmente promueve áreas como servicios profesionales de  diseño gráfico,  tecnología alimentos y bebidas, servicio de educación especializada, servicios profesionales de  diseño industrial, estudio de gestión de marca, textil y confección; turismo, entretenimiento, servicios informáticos, sector agropecuario, industria del papel y cartón, artes gráficas, órtesis y prótesis, industria metal mecánica, plásticos, comercio, servicios logísticos ,estudio de animación, muebles y calzado. 

Puede interesarle Mujeres UDB: Innovando y emprendiendo.