Inicio / Ver Noticia

Escuela de Diseño Gráfico e Industrial participará en el Wanted Design en New York. EEUU

Compartir en Facebook 

02-05-2019

La Escuela de Diseño Gráfico e Industrial de la Universidad Don Bosco participará, por primera vez, en la Semana del Diseño “Wanted Design”, en la categoría Escuelas, a realizarse en Brooklyn, NY, Estados Unidos; con el Proyecto ECMH+UDB Diseño para la productividad; proyecto colaborativo desarrollado por los estudiantes de la UDB y de la Escuela de Comunicación Mónica Herrera (ECMH).

El Wanted Design es una plataforma importante dedicada a promover el diseño vanguardista y fomentar la comunidad creativa internacional. Es un evento que sirve como punto de encuentro para diseñadores, fabricantes, compradores, distribuidores, artesanos, estudiantes, instituciones de diseño, la prensa y todos los amantes del diseño a nivel mundial.

En el año 2017 y 2018 ambas instituciones educativas destacaron con sus proyectos en la International Contemporary Furniture Fair, NY en la categoría universidades,  el primero fue denominado ECMH+UDB Diseño para la movilidad y el segundo ECMH+UDB Diseño para la vulnerabilidad, este último obtuvo el premio Editor´ Award 2018 en la categoría School Design, compitiendo con varias universidad de EE.UU. y Europa.

Según Marcela Mendoza, docente de la Escuela de Diseño y coordinadora del proyecto por parte de la UDB, el ECMH+UDB Diseño para la productividad tiene como objetivo dar a sus estudiantes la oportunidad de trabajar en equipos multidisciplinarios para resolver problemas reales dentro del contexto salvadoreño, busca destacar y dar un valor agregado a la labor que realiza el artesano respecto al producto. Se estima que tenga una duración de tres años, actualmente se encuentra en la fase de investigación.

El Departamento de Comunicación Institucional UDB conversó con Marcela Mendoza sobre la experiencia del proyecto ECMH+UDB.

DCI: ¿Cuándo y cómo nace el proyecto ECMH+UDB?

Marcela: Entre las actividades estratégicas del Plan Operativo de la Escuela de Diseño Gráfico e Industrial se encuentra el aumento del posicionamiento de la universidad respecto a los proyectos sociales que desarrolla, ECMH + UDB es una colaboración interinstitucional entre la Escuela de Comunicaciones Mónica Herrera y la Universidad Don Bosco, que inició en el año 2016.

DCI: ¿Cuál es la finalidad que ambas instituciones se unan?

Marcela: Generar proyectos desde la academia con impacto directo en comunidades, bajo la premisa del teórico Ezio Manzini (2015) mencionando que el diseño está llamado a ser un detonante para el cambio social, actualmente denominado diseño para la innovación social

DCI: ¿Qué componentes abarcar este proyecto?

Marcela:

  • La colaboración con estudiantes de otras universidades y otros contextos, originando un espacio de diálogo para llegar a soluciones viables y factibles, acordes a las características de las problemáticas.
  • Trabajar con equipos interdisciplinarios, que conlleva a elaborar análisis más integrales a las situaciones estudiadas. 
  • Enriquecer los procesos de producción a través de metodologías basada en el trabajo en conjunto.

DCI: ¿Cuáles han sido los resultados de las dos iniciativas anteriores del proyecto ECMH+UDB?

Marcela: En noviembre de 2016 el “ECMH + UDB Diseño para la movilidad” permitió diseñar herramientas que optimizaran y facilitaran el trabajo de las personas que se dedican a la corta de café, labor de alta importancia para muchas familias salvadoreñas que dependen de esta actividad, trabajando por las fases de investigación, ideación, prototipos con la ayuda de artesanos y diseñadores, presentando la bolsa de selección de café, arnés sujetador de canasto, cacaxtle para carga y mesa de selección de café. Concluyendo en mayo 2017 con la exhibición del proyecto en la prestigiosa Internacional Contemporaty Furniture Fair, NY, categoría ICFF Schools.

En diciembre 2017 se desarrolló el “ECMH + UDB Diseño para la Vulnerabilidad” con un enfoque en el problema de acceso al agua para consumo en el litoral salvadoreño a las demandas de vulnerabilidad de una comunidad costera. En la primera fase el grupo de estudiantes investigó sobre problemáticas de saneamiento del agua y su consumo en una comunidad del Majahual, en la segunda fase se estableció la construcción de prototipos de filtros de agua en dos vías, uno a nivel social y otro a nivel comercial. El proyecto recibió en mayo 2018 el premio Editor´s Award en la categoría ICFF Schools, destacando entre universidades internacionales.

DCI: ¿Cuáles fueron los retos, a qué se enfrentaron?

Marcela: Este tipo de proyectos se demuestra el rol protagónico que tiene la academia en el desarrollo social de los países. La Escuela no solo fomenta profesionales, también estamos haciendo impacto social que tiene como objetivo desarrollar nuevos proyectos de impacto social por año, donde seamos las conexiones entre personas para mejorar la cotidianidad tanto de personas como de comunidades. Entre los retos, el que profesionales crean la capacidad de un diseñador en este tipo de proyectos.

DCI: ¿Qué aprendizaje le han dejado estas experiencias (como personal y profesionalmente)?

Marcela: El poder empatizar con diferentes perfiles, el poder evidenciar que la enseñanza no solo está en el salón de clases, que se encuentra en todo nuestro diario vivir, como docente me siento comprometida en la formación de profesionales que tengan la consciencia que son parte de una sociedad donde deben de dar soluciones viables de sostenibilidad. 

DCI Ahora el proyecto estará enfocado en el diseño para la productividad, ¿Cuáles son sus expectativas?

Marcela: Las expectativas sobre este proyecto es lograr una interacción entre diseñadores profesionales, artesanos, fabricantes, docentes y estudiantes de diseño gráfico, industrial y estratégico para trabajar propuestas integradas que correspondan a la necesidad de la producción artesanal. Este proyecto durará 3 años. A raíz de nuestra investigación, decidimos enfocarnos en una comunidad artesanal con alto valor cultural y con técnicas que han desarrollado durante años en Nahuizalco. Gracias a las visitas y a las pláticas con artesanos de esta localidad, llegamos a la conclusión que los productos artesanales desarrollados en la comunidad (como en muchas otras) no están siendo valorados, ni explotados. Nos queremos enfocar en fortalecer el tejido social salvadoreño por medio de redes colaborativas entre profesionales para potenciar la calidad de los productos y crear un sentido de pertenencia

DCI ¿En qué etapa se encuentra el proyecto? ¿Cuál es su objetivo?

Marcela: Evidenciar la importancia de la relación artesano-diseñador dentro del proceso de producción artesanal en El Salvador para que los actores involucrados reconozcan el potencial del binomio y empiecen a generar redes colaborativas que tengan como resultado productos innovadores y de calidad mundial.